DSC_0413 7

Lo mejor de nuestro colecho de cuatro

En casa siempre tuvimos claro que queríamos compartirlo todo con nuestros hijos, incluso los sueños. Cuando Alma nació no encontré mejor forma de sobrellevar las “50 tomas nocturnas” que metiéndola en nuestra cama y, pasados los meses, el colecho se convirtió en una forma de vida. Dormir abrazada a ella, olerla todo el tiempo, cogerla de la mano cuando se sobresalta o comérmela a besos recién levantada son momentos que no se pagan ni con todo el oro del mundo.

DSC_0402 6

Hay quien elige esta forma de dormir porque no le queda más remedio y es que no es fácil dejar a un bebé en su cuna llorando cuando se siente desprotegido ni levantarse 200 veces en una noche a calmarlo. Y, por supuesto, también hay quienes no estén a favor de meter a los niños en la cama de matrimonio. Como siempre, lo mejor es ser fieles a nosotros mismos y hacer siempre lo que nos salga del corazón.

En nuestro caso, como os decía, fue algo que queríamos y en lo que creíamos y hasta el momento nos ha funcionado de maravilla. También puede ser que dentro de 18 años me pase por aquí a deciros que no hay quien la mueva de nuestro lado, aunque llegado ese momento no sé si sufriré porque no se separe de nosotros o por todo lo contrario jajaja

DSC_0419 7 DSC_0423 7 DSC_0443 7

Y donde caben dos, caben tres y… ¡hasta cuatro! Y es que Lolita no tardó mucho en querer unirse a la fiesta. Empezó pidiendo permiso alguna noche y, exceptuando las noches de mucho calor, ya es una habitual en nuestra cama. Me hace muchísima gracia Alma, porque una de las primeras cosas que hace al despertarse por la mañana es buscarla con el pie o preguntar por ella si no la ve. La abraza, se sube encima de ella como si fuera su caballo y remolonean hasta que ellas quieren. Es una gozada verlas juntas, siempre os lo digo porque es lo que realmente sentimos. Quienes tenéis niños y mascotas en casa seguro que me entendéis perfectamente.

DSC_0499 7 DSC_0502 6

¿Y qué pasa con las siestas? Pues alguna vez hemos conseguido que se durmiera en su cuna o en la cama-casita, pero sin duda donde se siente más a gusto y donde le apetece estar es en la nuestra. Desde hace ya bastantes meses se baja ella solita cuando se despierta y viene a buscarme para avisarme de que la siesta (y mis minutos de relax) ha terminado.

Nueva decoración tropical

DSC_0360 7

Hace unos días nos llegó este conjunto de funda nórdica y sábanas que elegimos en la web de Sokios. Ya sabéis que últimamente estoy muy botánica, así que no fue difícil decantarme por este modelo de la última colección Tropic.

Lo que más me ha gustado, además del diseño, es el tacto sedoso del algodón 100% Es como dormir envuelta por esas sábanas carísimas de un hotel de lujo, aunque alguna noche me despierte al borde del precipicio al que me han desplazado mis fierecillas jajaja

DSC_0357 8 DSC_0354 7 DSC_0352 8 DSC_0346 8

Lo mejor de sus diseños es que están realizados íntegramente en España, no contienen sustancias nocivas, respetan el medio ambiente y, además, casi todos son reversibles por lo que en nuestro caso tenemos una ‘cara B’ para cuando queramos optar por un look total white.

¿No os parece una auténtica pasada? ¿Qué opináis vosotras del colecho? ¿Estáis a favor o en contra de compartir cama con vuestros polluelos?

bannernews

13 Comments

  • Vanessa Comentado en 5 julio, 2017 Responder

    Nosotros tambien practicamos colecho desde que nació Pablito y estamos encantado.No lo cambio por nada, gracias por compartir tu experiencia

    • Marta Sanabria Comentado en 5 julio, 2017 Responder

      Es que es una experiencia única :) A ti por leerme!!

  • Mrs Pina Comentado en 5 julio, 2017 Responder

    Me encanta esta deco, Marta, la funda es total! Voy a echar un vistazo porque he tenido flechazo :) :)

    Pina

    • Marta Sanabria Comentado en 5 julio, 2017 Responder

      La verdad es que es preciosa, Pina, la calidad buenísima y ahora están de rebajas :)

  • marian Comentado en 5 julio, 2017 Responder

    Qué preciosidad de bebé, no me extraña que estés inundada de felicidad, jijiji!

    Yo nunca pude hacer colecho porque mis princesas se mueven cual lagartijas y yo tengo el sueño bastante ligero así que o dormían en su cama o yo no pegaba ojo.
    Me da mucha envidia porque sé que es lo más bonito del mundo, pero bueno… yo he tenido tb mis momentos, jeje!

    Lo de dormir con la mascota ya sí que que no, y eso que me flipan pero …como podéis dormir sin estirar los pies, siempre con un peso ahí abajo, no lo veo… pero os felicito por ser tan felices 😉

    Besazosss!

    • Marta Sanabria Comentado en 5 julio, 2017 Responder

      jajaja Marian, la cama es de 2×2 y la verdad es que Lolita no molesta mucho. Cada familia busca su comodidad y la verdad es que el colecho es lo más cómodo para nosotros (que no para todo el mundo jejeje) Un besote!!

  • Neus Comentado en 5 julio, 2017 Responder

    Tu cama es 2×2? Es que la nuestra si y nunca encuentro ropa para ese tamaño

    • Marta Sanabria Comentado en 5 julio, 2017 Responder

      Sí Neus!!! Yo tampoco había encontrado muchas webs que vendieran sábanas y fundas de ese tamaño, por eso aproveché jajaja Además sus diseños son preciosos, la funda nórdica de cruces me está haciendo ojitos :) Un abrazo

  • Davinia Comentado en 5 julio, 2017 Responder

    Yo no tengo hijos, pero sí hago colecho con mi perro y me encanta… Menos cuando empieza a roncar como una bestia parda 😆

    • Marta Sanabria Comentado en 5 julio, 2017 Responder

      jajajajaja es que como roncan eh!! Yo por suerte no tengo el sueño muy ligero… Gracias por leerme guapa, un besote!

  • Sukhi.es Comentado en 19 julio, 2017 Responder

    Qué hermoso post Marta. Se os ve una familia súper feliz y me encanta la relación que Alma tiene con Lola. Yo crecí con mascotas y puedo asegurar que mi infancia fue mucho más feliz con ellas.

    Abrazo. :)

  • Gaby {lifeineight.com} Comentado en 27 julio, 2017 Responder

    Mia durmió con nosotros hasta sus 18 meses (acaba de cumplir tres hace un par de semanas). En ese momento decidimos reemplazar la cuna que nunca usó en su habitación por una una cama de una plaza. Preparamos todo pero sólo para que ella se fuera acostumbrando a verla alli. Ese día me pidió dormir su siesta en su cama y esa misma noche quizo dormir ahi también. No pegué un ojo en toda la noche. Yo no estaba preparada para el desapego! Todavía se despetaba de noche para tomar el pecho por lo que yo iba a su habitación y me acostaba con ella. Desde ese día nunca pidió volver a dormir con nosotros contrario a lo que todo el mundo me decía cuando se enteraba que ella dormía con nosotros :)

  • Carmen Comentado en 2 noviembre, 2017 Responder

    Siempre he tenido muchas dudas sobre el colecho… dormis juntos desde que nacio?? no te da miedo aplastarla?? duerme entre los dos?? tengo una bebe se 6 meses y nunca me lo he planteado, seguro que por desinformación. De momento duerme en su cuna, a mi lado y desde que tenia 2 meses del tiron, asique creo que es nuestro mejor modo pero siento curiosidad por el vuestro, gracias!!me encanta tu blog!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *